Ley Orgánica 3/2018

Se ha publicado en el Boletín Oficial del Estado Español (BOE), la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales[1] (si quieres acceder al documento, clickea AQUÍ), que viene a cumplir lo que se establece en el artículo 99 del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)[2], que requiere la elaboración de una nueva ley orgánica que sustituya a la actual LOPD. Apunta el legislador en el preámbulo, en su diseño se han preservado los principios de buena regulación, al tratarse de una norma necesaria para la adaptación del ordenamiento español a la citada disposición europea y proporcional a este objetivo, siendo su razón última procurar seguridad jurídica.

¡La nueva LOPD ya está aquí!

Informa la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), de la aprobación en el Senado español de la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales. Esta Ley ha sido aprobada con un 93% de apoyo parlamentario. La nueva normativa, que adapta el derecho español al modelo establecido por el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), introduce novedades mediante el desarrollo de materias contenidas en el mismo. La Ley facilita que los ciudadanos puedan ejercitar sus derechos al exigir, en particular, que los medios para hacerlo sean fácilmente accesibles. Además, se regula el modo en que debe informarse a las personas acerca del tratamiento de sus datos optándose, específicamente en el ámbito de internet, por un sistema de información por capas que permita al ciudadano conocer de forma clara y sencilla los aspectos más importantes del tratamiento, pudiendo acceder a los restantes a través de un enlace directo.

RGPD e Internet

Informa la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) de la publicación del informe ‘Políticas de privacidad en Internet. Adaptación al RGPD’, que tiene por objeto examinar la adaptación por parte de las empresas al Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) en sus políticas de privacidad online, así como dictar recomendaciones para su correcta aplicación. La publicación está acompañada de un Decálogo que recoge los aspectos más relevantes que deben tener en cuenta los responsables para dar cumplimiento al RGPD, como informar sobre quién trata los datos, con qué finalidad, qué base legal legitima el tratamiento, cuánto tiempo se conservan, los derechos de los usuarios y cómo ejercerlos, si los datos se van a ceder a terceros, si se toman decisiones automatizadas o si se van a realizar transferencias internacionales, entre otros.